Por qué no recibimos lo que queremos

Todos nos hemos preguntado, al menos de vez en cuando, por qué no recibimos lo que queremos, y de eso trata el post de hoy.

Lo más normal es que cuando nos planteamos por qué no recibimos lo que queremos, pensemos que no hay ninguna explicación posible. El motivo ulterior es nuestra creencia de que con pensarlo, ya está, que no hace falta nada más, cuando no es así.

El universo es como un dispensador gigante e infinito. Todo lo contiene, y en infinitas cantidades. Lo único que se nos pide es que estemos abiertos a recibir lo que nos ofrece, que lo aceptemos, que lo abracemos con todo el amor del que seamos capaces, sea lo que sea lo que hayamos recibido. Si nos gusta lo que recibimos, nos lo quedamos, y no nos va, lo dejamos ir desde el amor.

Lo más normal es sentirnos muy bien, y muy poderosos, cuando conseguimos algo que queremos, ya que pensamos que lo hemos creado nosotros. Y, al contrario, nos sentimos mal cuando no conseguimos lo que queríamos, no haciéndonos responsables de esa situación. Le echamos la culpa a otro: al vecino, a que tu hermano te enfadó antes de hacer lo que querías hacer, que el universo confabula contra ti, etc.

Muchas veces, queremos algo y no nos damos cuenta de que es muy difícil que así ocurra, si albergamos pensamientos negativos del tipo que sea en relación a aquello que deseamos. Por ejemplo, si quieres tener o ganar más dinero, pero tu creencia es que hay que ser un borde o mala persona para ganar más dinero del que ya ganas, machacando a otros, etc., entonces será muy difícil que lo consigas.

Si hay un conflicto energético entre lo que quieres y lo que crees en relación a ello, no lo conseguirás. Tiene que haber una coherencia, una afinidad energética. Recuerda, lo afín llama a lo afín.

Todo en la vida es fluir, la vida es movimiento. Estamos dando y recibiendo todo el tiempo aunque no nos demos cuenta de ello. Cogemos aire al inspirar y soltamos dióxido de carbono al exhalar, nos alimentamos de otros animales, los cuerpos de animales fallecidos se convertirán en abono, nuestros residuos corporales servirán de alimento a otros seres vivos, etc.

Cuando dejamos de estar en conexión con la esencia de la vida es cuando dejamos de fluir con ella. Cuando tenemos miedo queremos controlar todo, y es precisamente ese control el que impide que las cosas fluyan con naturalidad y normalidad. Cuanto más control instauremos en nuestra vida, menos fluiremos con la vida, y, por tanto, menos recibiremos.

Aprovecho para recordarte que la prosperidad es mucho más que tener dinero. Es disponer de amor, salud, amistades, tiempo libre, etc. La verdadera prosperidad está en el servicio a los demás, -puesto que no puedes dar lo que no tienes-, no en la acumulación de bienes o dinero.

Una creencia limitante que nos han metido hasta en la sopa es que no hay suficiente para todos de absolutamente nada, por lo que hay que competir por ello, ser más fuerte y trabajar más duro que el resto para conseguirlo. El mundo se rige de esta manera para el dinero, el amor, los amigos, etc.

Lo irónico es que para lo más importante de todo no nos planteamos si hay suficiente o no. Prueba a vivir sin aire más allá de 5 minutos. Y, sin embargo, nadie se pregunta si hay suficiente aire para todos los seres vivos que habitan este planeta.

Si, por el contrario, uno cree firmemente que hay suficiente de todo y para todos, ¿cómo crees que sería su vida? ¿Y la tuya?

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

 

Nuestras Limitaciones

En este post quería compartir contigo varias reflexiones sobre nuestras limitaciones. Aunque nuestras limitaciones suelen ser muchas y variadas, sus causas y efectos suelen ser las mismas.

El incremento vibracional de Gaia
Antes de tocar más a fondo las limitaciones, me gustaría recalcar que nuestro amado planeta está aumentando de manera muy significativa su vibración, esto es, su frecuencia de vibración. O, si lo prefieres, el nivel al que opera. Si la tierra fuera una piscina, esto querría decir que cada vez sería más profunda, por lo que cada vez la energía requerida para mantenerse a flote sería mayor, puesto que sería cada vez más difícil tocar el fondo con el pie.

Esto no es un castigo, o un capricho de Gaia. El Universo está cambiando, y con él todos los elementos que lo habitan, como son los planetas, astros, estrellas, etc. Al igual que los planetas se reajustan a la nueva vibración del universo, así deben hacerlo sus habitantes. Esto quiere decir que llegará un momento, no muy lejano en el tiempo, en el que muchos humanos no podrán permanecer en la tierra, al no haber sabido o querido elevar su propia vibración.

Tus verdades
Sin llegar a esta situación, con la nueva vibración se manifiestan las verdades de una manera mucho más fácil y directa. Fíjate en todos los velos y mentiras que están cayendo a lo largo y ancho del planeta, a nivel político, económico o social. La Verdad está ganando terreno a un ritmo nunca visto anteriormente, y la velocidad a la que lo hace no deja de aumentar. Y a nivel personal, lo mismo. Ahora es más fácil y rápido descubrir cuáles son nuestras verdades, puesto que los velos de densidad energética que cubrían nuestro planeta se están debilitando más y más, o incluso desapareciendo.

Para saber cuál es tu verdad sobre algo, analiza por un momento cómo es tu vida en relación a ese algo. No es posible que tengas, por poner un ejemplo, creencias maravillosas sobre tu capacidad de hacer un trabajo excepcional en tu campo, y que verdaderamente te creas merecedor de ello, y que al mismo tiempo llevaras años sin encontrar trabajo. En este ejemplo no hay una correspondencia entre tu interior, -tus creencias-, y el exterior, lo que la vida te devuelve manifestado. Puntualmente, durante un breve espacio de tiempo, podría haber una discrepancia, pero en el medio y largo plazo esto, sencillamente, no es posible.

La Nueva Era de Acuario
En estos nuevos tiempos energéticos, si fluye dentro de ti una energía de alegría y confianza, la vida fluirá de una manera más amable y amorosa. En definitiva, el misterio de la vida te ayudará más, y más rápidamente. El motivo es que si la nueva vibración, por poner un ejemplo inventado, volara a 1.000 metros de altura, esta energía no podría ayudarte, porque no entraría en contacto con la tuya, mientras tu energía no se moviera a 1.000 metros de altura.

Pongo el ejemplo de la altura física para que sea más visual, más fácil de entender, aunque con la energía es lo mismo. Apenas podemos ver o sentir la energía, pero ésta es muy real. Y si queremos ser una vibración más elevada, entrar en contacto con energías más sutiles disponibles en el universo para todo aquél que así lo desee, nuestra tarea será convertirnos primero en esa vibración.

Esta nueva energía requiere de una adaptación por nuestra parte, correcto, aunque la cosecha tiene su premio. Si has sembrado en ti mismo en forma de evolución interior consciente, tu cosecha será la capacidad de crear más fácil y rápidamente. En esta nueva Era de Acuario la cosecha es poder Co-crear de una manera mucho más fluida, puesto que estarás a una vibración más elevada, más sutil, dejando atrás (abajo, para ser más precisos) la densidad de este planeta 3D.

Soy el primero en reconocer que no siempre es fácil ser paz y confianza, pero tener un corazón que sienta de verdad que todo está bien, que todo lo que te ocurre es para tu mejor bien, es una gran bendición. Y, sí, cuesta mucho llegar a ello, aunque la recompensa es infinita en forma de armonía y paz.

Lo que crees, creas. Es al revés que la afirmación “ver para creer”. La verdad es la contraria: “lo que crees, creas”, o, dicho de otro modo, cree primero para poder ver después. La vida se ordena cuando te alineas mediante el alineamiento con las Leyes Universales. Una de estas leyes es la Ley de la Resonancia, esto es, lo afín atrae a lo afín. Cada uno de nosotros ordena su realidad y abre o cierra las puertas del universo. Emociones negativas como la envidia, los celos, el enfado o sentirse víctima crean una capa de densidad alrededor nuestro, lo que dificultará el que nos vaya bien en la vida.

 

Conclusión
El universo es ordenado y coherente. Sólo recibirás aquello que das. Al igual que no puedes esperar peras de un manzano, no puedes esperar recibir amor si sólo das enfado o crítica. En esta nueva era, todo sucede más rápido, lo cual nos permite identificar más claramente qué no está funcionando en nuestra vida. Es muy habitual reaccionar desde el enfado o la victimización cuando algo en nuestra vida no funciona como quisiéramos, aunque estas reiteradas reacciones nos harán seguir deambulando por los entramados de la vieja energía. Una vieja energía donde el esfuerzo y el sacrificio eran los motores principales con los que se operaba.

Por eso es tan importante sanar nuestro ego para alienarnos con la nueva realidad, con las nuevas energías de Gaia. Las heridas producen sombras, y éstas determinan el grado de limitación en el que te moverás. Tus defensas son tu prisión, y los miedos tus cadenas. Esta nueva era requiere de alegría, confianza y amor. Estas nuevas energías requieren de autenticidad, de vivir en base a tu verdadero yo, -sea éste el que sea, ya que cada ser vivo es único e irrepetible-, puesto que esta es la esencia de la maestría.

Para dar este salto, no queda otra que, metafóricamente hablando, dar un salto al vacío y abrirte a recibir una nueva versión de tu propio ser.

Requiere de valor y confianza, correcto, aunque la recompensa está ahí, esperándote. Sólo tienes que confiar y atreverte a ser una versión mejorada de ti.

 

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

Cómo afrontar grandes dificultades

En este post quería compartir contigo mi visión sobre cómo afrontar grandes dificultades. Y lo haremos tanto en texto como un vídeo que dura unos pocos segundos.

La mayoría de las personas somos mentales, es decir, operamos más desde la mente que desde el corazón. Aunque es en el corazón donde reside la verdadera inteligencia, en todos los sistemas educativos se abandona totalmente al corazón y únicamente se potencia la mente. Dado que somos seres emocionales, está en nuestra naturaleza operar desde nuestro corazón. El problema radica en que no nos han enseñado en la escuela, o en la universidad, que la mente es una herramienta y no nuestro señor, y que por tanto ella está para servirnos y no al revés.

La mente está para dos cosas: una, la más habitual, para amargarnos la existencia ya que va por libre y suele estar llena hasta los topes de pensamientos negativos sobre nosotros mismos y la vida. Por otro lado, para presentarnos ideas, soluciones, cuando así se lo pedimos y la tenemos entrenada para ello.

Dicho de otro modo, si no tenemos confianza en nosotros mismos, prácticamente estamos condenados de antemano, ya que esos pensamientos negativos sobre nosotros dificultarán enormemente el que podamos tener éxito.

La pasión, algo que los latinos solemos tener en cantidad, aunque con frecuencia enfocada exclusivamente en lo exterior a nosotros mismos, es un requisito fundamental para llegar a buen término. Salvo unas pocas personas con tanta capacidad que aun haciendo algo que no les gusta pueden tener éxito en ello, el 99,9% de los que lo han alcanzado tenían una gran pasión por aquello que estaban haciendo, fuera lo que fuere. Deportistas de élite que siempre contaron con una gran pasión y con frecuencia pocas aptitudes físicas aunque una gran actitud, amantes de un instrumento musical con el que se convirtieron en virtuosos, un puñado de hombres que derrotaron a un ejército muy superior en armas y número, etc.

La pasión es un sentimiento, y los sentimientos nacen de las emociones, siendo estas nuestras verdades interiores. De este modo, tus emociones sobre algo o alguien te dirán cuál es tu verdad respecto a ese algo o alguien. Las emociones operan a una intensidad de vibración mucho más alta que las de los pensamientos. En otras palabras, es mucho más dañino sentir que eres un desastre que pensar que eres un desastre, al igual que es mucho más poderoso sentir que vas a conseguir lo que te has propuesto, que el mero hecho de pensarlo.

Por otro lado, tenemos la fe. No conviene confundir la fe religiosa con la fe en lo que sea. La fe no deja de ser un nivel de seguridad que se tiene en algo o alguien, ya sea en tu cirujano, en que vas a pasar un examen, etc. Obviamente, mejor tener fe que no tenerla, aunque hay un estadio superior de seguridad donde toda creación es mucho más fácil y probable de manifestarse, y a ese estadio se le conoce como Certeza. La certeza supone tener una confianza total y absoluta, ocurra lo que ocurra, por muy complicado o imposible que parezca algo, y por ese motivo no es tan fácil de alcanzar. Aunque confíes al 99,99%, tendrás una alta confianza, pero no certeza. La certeza se produce sólo y exclusivamente con un 100% de confianza.  

Parece que sigo con mi momento cinéfilo, ya que otra vez te invito a que visualices una escena de una, para mí, gran película. Se trate de un vídeo muy corto, -dura menos de 10 segundos-, y sin embargo resume perfectamente lo que estamos hablando. La película es Los Inmortales, y es Sean Connery, quien interpreta a Ramírez, alias el Español, quien dice esta mítica frase. Aquí tienes el link. 

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

¿La Fe mueve montañas?

A menudo oímos la expresión de que la Fe mueve montañas, por lo que podríamos preguntarnos cómo de literal es esta afirmación tan conocida.

Como podrás podido comprobar a lo largo de este blog, soy un cinéfilo. Me encantan las buenas películas y, sobre todo, las que para mí son grandes escenas. De niño me encantó ver en el cine, como era habitual, las películas de Indiana Jones. En la tercera parte de la trilogía (la cuarta película, como si no existiera), Indiana Jones y la Ultima Cruzada, el protagonista tiene que afrontar una prueba de Fe. El lo sabe perfectamente, aunque también es consciente de que él no la tiene, por lo que la forma en la que los guionistas resolvieron esta tesitura, a través del denominado Salto de Fe, siempre me pareció de lo más ingeniosa. Puedes ver la escena en cuestión clicando aquí.  

Todo esto viene a colación de que me he acordado de un cuento hebreo, cuyo resumen sería algo así: había una enorme piedra que bloqueaba totalmente el camino, no habiendo otra manera de avanzar. Cuando estaban muy deprimidos, Dios les dijo: “La Fe mueve montañas”. Llamaron al hombre más religioso, -lo cual para nada quiere decir que tuviera Fe-, y a pesar de que rezó y rezó, no consiguió mover la piedra. Tras rezar múltiples personas, ya fuera en grupo o una detrás de otra, la enorme piedra seguía sin moverse un ápice.

Viendo que la religión no les iba a permitir avanzar y que estaban bloqueados sin remdio, varios hombres, aunque no muy fuertes, intentaron mover la piedra con sus músculos. Al cabo de un tiempo, siguieron sin poder mover la piedra, aunque su esfuerzo había esculpido sus cuerpos de una manera prodigiosa. Lo que en un principio era carne fofa, se había convertido en un conjunto de músculos fuertes y bien definidos por todo su cuerpo.

Habiendo pasado más tiempo aún, el ánimo y la confianza empezaron a decaer en el grupo, hasta que uno de ellos, frustrado a más no poder, mirando al cielo, exclamó: “¿pero la Fe no movía montañas?” Y entonces, Dios, suavemente respondió, “yo sólo os pedí que tuvierais Fe, nada más. De mover la enorme piedra me encargo yo”.

La moraleja de este cuento tan antiguo es que la vida es un misterio. No podemos esperar conocer o entender todo. Es imposible, puesto que la vida es un misterio en sí misma. Lo que sí se nos pide es que tengamos Fe. Pero tener Fe no es lo que muchos piensan, es decir, creer que con tener fe y no hacer nada de nada es suficiente. Vamos, sentarse a la bartola, eso sí, teniendo mucha fe.

Cuando dedicas tiempo, atención y energía a algo, y lo haces con Fe, nunca sabes realmente cómo ha sido posible, o si realmente lo has hecho tú, aunque al final consigues lo que te habías planteado.

 

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

 

 

 

 

 

El otro tipo de soledad

El otro tipo de soledad es una situación que se produce conforme avanzamos en nuestro camino de vida interior. Es una situación que puede sorprender e incluso que cueste entender, aunque es un paso necesario en nuestra evolución. Aquí tienes el enlace a nuestro post anterior, en el que hablábamos de la soledad.

La soledad interior se da en millones y millones de personas en el mundo porque, tristemente, la gran mayoría sigue dormida a pesar de que estamos en la frase del Gran Despertar, fase anterior a la Gran Ascensión Planetaria, que se cree tendrá lugar en 2026.

Se dice que una persona está dormida cuando no es consciente de quién es realmente o de lo que realmente es este maravilloso y abundante planeta Tierra, también llamado la Matrix. La película homónima describe maravillosamente el inicio del despertar en su celebérrima escena de la pastilla roja o la pastilla azul. Morfeo le cuenta la verdad cruda como un filete a Neo, cuando le dice que la verdad no proporciona la felicidad, pero le hará libre. La verdadera esencia del ser humano es la libertad, aunque esta esencia no está disponible directamente para nadie, dada la manipulación de la élite, manipulación ejecutada durante milenios. Para acceder a nuestra verdadera esencia tenemos que realizar un importante y profundo trabajo interior. No queda otra si queremos ser verdaderamente libres.

Si te cuento todo esto es, porque, obviamente, ser libre requiere de valor, tesón, constancia y determinación. Es mucho más fácil evadirse como hace el avestruz escondiendo la cabeza en la tierra, o escaparse de uno mismo cayendo en las múltiples tentaciones (prisiones) que la sociedad de consumo nos presenta como soluciones perfectas a nuestra inherentemente imperfecta vida. Esto lo traté en un post anterior que puedes consultar aquí.

Todo, absolutamente todo, requiere de un proceso. Al igual que no podemos pretender que nuestro hijo pequeño corra como Usain Bolt si todavía no sabe ni andar, no debemos pretender alcanzar la Iluminación si no hemos pasado antes por todos los estadios preceptivos anteriores. De este modo, primero empezaremos con pequeños descubrimientos, con la comprensión de pequeñas verdades, para poco a poco ir incrementando el nivel y alcance de estas.

Por lo general, en toda persona hay un paso diferente a los anteriores. La diferencia radica no en su naturaleza, sino en sus consecuencias. Todos hemos pasado, o lo haremos en un futuro, por esa tesitura. Al igual que si coges una hoja de papel y tiras de ella a la vez por ambos lados, -lo que inevitablemente hará que se separe en dos partes-, dos personas pueden estar juntas mientras las diferencias existentes entre ellas sean tales que no provoquen su separación.

Dicho de otro modo, lo afín llama a lo afín, dos personas en una vibración igual o similar podrán estar juntas, pero si una de ellas decide cambiar, llegará un momento en el que ambas vibraciones no serán compatibles, y, por tanto, la separación estará asegurada. Este proceso se produce con gran frecuencia con amigos, familiares, e incluso parejas.

En un post reciente hablábamos en detalle de que somos energía. Todo es energía. Cada objeto, cada emoción, cada pensamiento, se corresponde con una frecuencia vibracional. Si yo cambio internamente, así lo harán mis pensamientos y mis emociones. Y, por tanto, llegará un momento en el que no serán compatibles con las de las personas que me rodeaban. Si, por ejemplo, mis amigos eran unos pesimistas redomados y yo me transformo en una persona verdaderamente positiva, nuestras formas de ser no serán compatibles.

Una vez que ya no somos compatibles con nuestra vida social existente, ya sea familia, pareja o amigos, nos encontraremos en una extraña paradoja. Cuanto más evolucione, cuanto más incremente mi vibración, más podría esperar que mi vida mejorara rápidamente en todos los sentidos, aunque no suele ser así en la vida real. Lo que sí suele suceder es que aquellas personas que han formado parte de nuestra vida intenten, consciente o inconscientemente, que nos mantengamos donde estábamos. Ni que decir tiene que, en aras de nuestra libertad y felicidad, no debemos caer en esta trampa, por muy bien que nos la pudieran presentar.

Es este nuevo estado de soledad el que denomino el otro tipo de soledad, ya que de repente nos encontramos con que ya no tenemos nada o casi nada en común con quienes formaban una parte importante en nuestra vida. La parte más agradable de esta historia es que es cuestión de tiempo el que nuevas personas aparezcan en nuestras vidas, personas que tendrán una vibración más elevada, acorde con la nuestra.

La vida es un continuo, y, si yo o las nuevas personas en mi vida cambiamos, otra vez volveremos a estar solos hasta que otras personas, afines con la vibración que tengamos en ese momento, aparezcan en nuestra vida.

Por último, cuanto más avances, menos personas afines encontrarás en tu vida, puesto que estarás cada vez más alto en la pirámide de la evolución, donde la base es muy ancha y la cúspide muy estrecha. ¡La gran mayoría sigue dormida!

 

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

 

 

 

 

La Soledad

La soledad es un estado muy recurrente en la sociedad actual. Podríamos concluir que hay 2 tipos de soledad: la soledad interior, y la soledad física.

Los dos tipos de soledad

La soledad interior es la más se experimenta en el planeta, y es aquella soledad que nace no de estar físicamente solos, sino interiormente solos. Es decir, podemos estar rodeados de multitud de personas y aun así sentirnos solos, como de hecho se sienten así, ahora mismo, millones y millones de personas a lo largo y ancho del planeta.

Al contrario, la soledad física se produce cuando una persona no tiene a nadie o casi nadie a su alrededor. Muy frecuentemente se puede observar en aquellos que únicamente tienen personas a su alrededor en una sola esfera de su vida, como pueda ser el trabajo, y luego estén completamente solos.

Si nos detenemos por un momento y nos planteamos por qué existe la soledad interior, o, todavía más importante, por qué se da con tanta frecuencia, la conclusión es muy sencilla. La soledad interior nace de nuestro interior, es nuestro interior el que nos está transmitiendo que no le estamos prestando atención, tiempo, energía o comprensión. Esto es muy habitual en la sociedad actual en prácticamente todos los países del mundo, donde se está mucho más volcado en todo lo exterior, y nada, o prácticamente nada, en lo interior.

Por qué nos sentimos solos

Estoy convencido de que la respuesta es tan sencilla que casi nadie se la ha planteado siquiera. Si no me dedico tiempo a mí mismo a averiguar quién soy yo, cuáles son mis virtudes y mis puntos menos fuertes, qué me da miedo y por qué, qué me hace feliz y lo que no, etc., ¿cómo no voy a sentirme solo? ¡La mayoría estamos alienados de nosotros mismos!

Si nos preguntamos cuál es la reacción más habitual en la sociedad actual, es muy simple. La gran mayoría opta por escapar de sí mismos y tapar sus carencias, en este caso su soledad, con prisiones de fabricación propia, como podrás leer en nuestro post anterior. La situación contraria es de lo más habitual, ya que muy pocas personas se atreven a mirar de cara a su soledad, y dedicar tiempo y energía a superarla.

La vida es un continuo, un continuo proceso de búsqueda-encuentro, y una vuelta a empezar. Es decir, si me planteo por qué tengo miedo a algo, muy probablemente, cuando encuentre la respuesta, deba plantearme por qué eso que me da miedo es así, por lo que volveré a indagar, a realizar una autoexploración de lo que me da miedo y lo que no, y por qué. Este es el proceso de buscar-encontrar-buscar-encontrar, y así sucesivamente, que acabamos de mencionar.

Este es un camino de exploración, de autoconocimiento, que lleva toda una vida. Y sí, es largo, y con frecuencia nos puede hacer sentir frustrados de lo lento que avanzamos o todo lo que nos falta por conquistar en nuestro interior, aunque no hay otra vía. No queda otra si queremos ser felices en nuestro interior.

También podríamos hablar de esa soledad que se produce tras la ausencia, muerte o pérdida de alguien o algo querido en nuestra vida, aunque esta soledad, lleve más o menos tiempo en cicatrizar, suele ser algo temporal, mientras que las soledades descritas en este artículo son, por lo general, permanentes.

Esto no quiere decir que la ausencia de algo o alguien en nuestra vida sea menos importante o que requiera de menos atención por nuestra parte. Al tener una causa diferente, su superación muy probablemente requerirá de un enfoque diferente. Y, muy probablemente, el tiempo de curación, o superación si así lo prefieres, sea un proceso duro.

Esa ha sido mi reciente experiencia con uno de mis perros, a quien una enfermedad estaba devorando por dentro hasta que lo pusimos a dormir permanentemente para que no sufriera más.

Fue un proceso duro que sabía tomaría 3 fases. La primera, tomar la decisión de dormirlo. Aun sabiendo que era lo mejor para él, no fue nada fácil de tomar. La segunda fase fue ver su cuerpo inerte en la mesa del veterinario, lo cual fue muy duro. Por último, lo que denominé la fase 3, fue el conducir a casa con el otro perro, para finalmente llegar a casa y sentir la casa vacía. Aun sabiendo lo que iba a pasar, no por ello fue menos duro.

Es curioso cómo nos engaña la mente, a mí el primero. Antes de la enfermedad de mi perro, cuando estaba solo en casa sin los perros, porque a mi madre le encantaba tenerlos con ella unos días, físicamente estaba solo, aunque no me sentía así. Sin embargo, tras dormir a mi perro, estábamos en casa mi otro perro y yo, y ambos sentíamos un vacío y una soledad muy importantes.

Es decir, puedes estar físicamente solo, pero sentirte bien porque sabes que tus seres queridos están donde fuere, y, sin embargo, puedes estar con una parte de tus seres queridos en tu casa y sentirte solo o vacío porque sabes que alguno de ellos ya no va a volver más.

En mi experiencia personal con mi perro, la cual es reciente, ha sido un proceso duro derivado de la tristeza provocada por la pérdida, aunque agradecido estoy de estar cada día mejor. Esto no quita para que de vez en cuando, si me viene un recuerdo de mi perro, no sienta de manera puntual tristeza por su ausencia. Fue un perro muy amado, nos correspondió con su amor incondicional, y, sobre todo, nos hizo reír muchísimo porque era un animal muy gracioso y simpático.

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

 

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

 

 

 

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00