Por qué no recibimos lo que queremos

Todos nos hemos preguntado, al menos de vez en cuando, por qué no recibimos lo que queremos, y de eso trata el post de hoy.

Lo más normal es que cuando nos planteamos por qué no recibimos lo que queremos, pensemos que no hay ninguna explicación posible. El motivo ulterior es nuestra creencia de que con pensarlo, ya está, que no hace falta nada más, cuando no es así.

El universo es como un dispensador gigante e infinito. Todo lo contiene, y en infinitas cantidades. Lo único que se nos pide es que estemos abiertos a recibir lo que nos ofrece, que lo aceptemos, que lo abracemos con todo el amor del que seamos capaces, sea lo que sea lo que hayamos recibido. Si nos gusta lo que recibimos, nos lo quedamos, y no nos va, lo dejamos ir desde el amor.

Lo más normal es sentirnos muy bien, y muy poderosos, cuando conseguimos algo que queremos, ya que pensamos que lo hemos creado nosotros. Y, al contrario, nos sentimos mal cuando no conseguimos lo que queríamos, no haciéndonos responsables de esa situación. Le echamos la culpa a otro: al vecino, a que tu hermano te enfadó antes de hacer lo que querías hacer, que el universo confabula contra ti, etc.

Muchas veces, queremos algo y no nos damos cuenta de que es muy difícil que así ocurra, si albergamos pensamientos negativos del tipo que sea en relación a aquello que deseamos. Por ejemplo, si quieres tener o ganar más dinero, pero tu creencia es que hay que ser un borde o mala persona para ganar más dinero del que ya ganas, machacando a otros, etc., entonces será muy difícil que lo consigas.

Si hay un conflicto energético entre lo que quieres y lo que crees en relación a ello, no lo conseguirás. Tiene que haber una coherencia, una afinidad energética. Recuerda, lo afín llama a lo afín.

Todo en la vida es fluir, la vida es movimiento. Estamos dando y recibiendo todo el tiempo aunque no nos demos cuenta de ello. Cogemos aire al inspirar y soltamos dióxido de carbono al exhalar, nos alimentamos de otros animales, los cuerpos de animales fallecidos se convertirán en abono, nuestros residuos corporales servirán de alimento a otros seres vivos, etc.

Cuando dejamos de estar en conexión con la esencia de la vida es cuando dejamos de fluir con ella. Cuando tenemos miedo queremos controlar todo, y es precisamente ese control el que impide que las cosas fluyan con naturalidad y normalidad. Cuanto más control instauremos en nuestra vida, menos fluiremos con la vida, y, por tanto, menos recibiremos.

Aprovecho para recordarte que la prosperidad es mucho más que tener dinero. Es disponer de amor, salud, amistades, tiempo libre, etc. La verdadera prosperidad está en el servicio a los demás, -puesto que no puedes dar lo que no tienes-, no en la acumulación de bienes o dinero.

Una creencia limitante que nos han metido hasta en la sopa es que no hay suficiente para todos de absolutamente nada, por lo que hay que competir por ello, ser más fuerte y trabajar más duro que el resto para conseguirlo. El mundo se rige de esta manera para el dinero, el amor, los amigos, etc.

Lo irónico es que para lo más importante de todo no nos planteamos si hay suficiente o no. Prueba a vivir sin aire más allá de 5 minutos. Y, sin embargo, nadie se pregunta si hay suficiente aire para todos los seres vivos que habitan este planeta.

Si, por el contrario, uno cree firmemente que hay suficiente de todo y para todos, ¿cómo crees que sería su vida? ¿Y la tuya?

Querido lector, deseo que te haya gustado esta reflexión de hoy.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

 

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00