Qué es el dinero realmente

Es sorprendente la cantidad de personas que no saben o entienden qué es el dinero realmente. Dado que vivimos en una sociedad donde el dinero ocupa una parte importante en nuestras vidas, intentaremos explicar de la manera más sencilla en qué consiste.

Y, sí, es una temática distinta a la habitual en este canal, aunque no por ello deja de ser muy relevante, como veremos a continuación.

Qué es el dinero
La web de la RAE (Real Academia Española) facilita 8 definiciones de qué es el dinero. La primera es la más habitual, al indicarnos que se trata de moneda corriente. Aunque la definición número 8 es más certera, al decirnos que es un medio de cambio o de pago aceptado generalmente. Una definición más completa sería que el dinero es un medio de pago aceptado por dos partes, -comprador y vendedor-, para el intercambio de bienes y servicios.

La coletilla de que sea un medio de pago aceptado es muy importante, ya que a lo largo de la historia se puede observar cómo éste ha ido evolucionando. El medio de pago depende del valor que una sociedad le confiera, ni más, ni menos. De este modo, cuando hace siglos conservar la comida era muy difícil y algo muy preciado, la sal alcanzó un muy alto precio. Hasta tal punto, que en muchas sociedades la sal era un medio de pago en sí mismo con el que pagar bienes y servicios, al igual que el dinero.

Podríamos plantearnos si un determinado medio de pago es adecuado o si tiene lógica, aunque mientras sea aceptado como algo que tiene valor intrínseco, se seguirá usando para el intercambio de productos y servicios. Por ejemplo, el quetzal guatemalteco, la moneda nacional de Guatemala, debe su nombre a las plumas del pájaro quetzal. Durante siglos, esta sociedad no usó dinero físico sino las preciadas plumas de este pájaro, hasta que adoptó el uso de moneda corriente. Podríamos plantearnos la idoneidad o lógica de este medio de pago, aunque esa sociedad lo aceptó durante largo tiempo.

¿Es malo el dinero?
Nada es bueno o malo en sí mismo, sino el uso que hagamos de ello. De este modo, supongamos que inventas o descubres algo magnífico con múltiples beneficios para la sociedad, y, visto su valor, otra persona le busca aplicaciones alternativas para perjudicar a otros. En este ejemplo, tu invención, tan beneficiosa, tendrá al mismo tiempo un uso dañino.

También puede darse la situación contraria, como ocurrió con los sistemas de guiado de misiles. Esta tecnología puntera creada para disponer de armamento más mortífero, hace años que ha encontrado aplicaciones muy positivas en el campo de la medicina a la hora de detectar enfermedades. En definitiva, la tecnología es la misma, sus usos, no.

Retomando el tema que nos ocupa, cuando alguien dice que el dinero es malo, lo primero de todo es recordar la definición de dinero ya expresada al comienzo de este artículo. Y, en segundo lugar, me encantaría saber a cuántas personas ha ayudado la pobreza. Cuando eres abundante, puedes compartirlo y, por tanto, beneficiar a otros. Pero tú no puedes dar aquello que no tienes. Es materialmente imposible.

Por qué tantas personas no tienen dinero
Si vamos un paso más allá de lo expuesto hasta ahora, podemos decir que el dinero es energía. Sí, energía. Todo objeto, al igual que cualquier ser vivo, es energía, una frecuencia de vibración. La tristeza es una emoción de baja frecuencia, mientras que la frecuencia más elevada es el amor incondicional. Es por este motivo el que te sientas incluso a nivel físico de manera diferente en función del tipo de emoción que estés sintiendo en un momento cualquiera.

Según cómo tú resuenes con una vibración, -la que sea-, así será tu relación con ella. Al igual que a una persona que le dan miedo los perros no podrá tener una buena relación con ellos, por su miedo o la creencia negativa que tenga hacia ellos, si tú no tienes una creencia elevada de qué es el dinero, no podrás ser abundante en dinero. Y así sucesivamente con las amistades, la familia, la pareja, la salud, etc.

El dinero, como todo lo demás, es mucho más que lo que vemos, en este caso, una colección de monedas y billetes. ¿Cómo es tu relación con el dinero? Cuánto dinero tengas te dará la respuesta, al igual que si te cuesta mucho esfuerzo, tiempo o sacrificio conseguirlo.

Aunque todos usamos dinero frecuentemente, hay muchas creencias negativas hacia él, y, como todo en la vida, aquello que crees, lo creas. De este modo, la persona que tiene una creencia negativa respecto al dinero difícilmente podrá tener una buena relación con él, y, por tanto, ser abundante.

Es muy revelador observar la cantidad de datos que te meten en la escuela, e incluso en la universidad si estudias economía o empresariales, y en ninguna de ellas te explican cómo desarrollar tu conciencia del dinero. Y, claro, la consecuencia está en la cantidad de negocios que no funcionan o han cerrado, y en la cantidad de tiempo, esfuerzo y sacrificio que han tenido que invertir los pocos que han alcanzado el éxito.

Y así con todo, no sólo con el dinero. Si pones un poco de atención, verás que todos los días somos bombardeados con estos conceptos tan limitantes. Los utilizan a diario deportistas de élite, actores, modelos, ejecutivos, directivos, empresarios, etc. Haz la prueba cuando veas a alguien de éxito en televisión o en una entrevista escrita. El paradigma del éxito parece ser esfuerzo y sacrificio, cuando en realidad no lo es.

A casi todos nos han inculcado desde niños que el dinero es muy difícil de ganar, que hay que tener muchos contactos para conseguirlo, que el dinero pervierte, que todos los males vienen por el dinero, “¡maldito dinero!”, etc. ¿Y aún te sorprendes por qué tan pocas personas no tienen o disponen de poco dinero?

Otro factor muy influyente es el tipo de mentalidad que tengas, es decir, si tienes consciencia de éxito o de pobreza. El miedo a la escasez, a la pobreza, hará que crees esa realidad en tu vida, mientras que, si disfrutas de una consciencia de prosperidad, antes o después ésta llegará a tu vida. Es muy importante recalcar que una persona puede disponer de poca cantidad en su bolsillo, o en una cuenta, y tener consciencia de prosperidad.

Al mismo tiempo, hay personas muy adineradas porque tienen una alta capacidad de generar riqueza, aunque tengan miedo constante a perderlo. De hecho, múltiples estudios demuestran que los ricos tienen tanto miedo o más que los que no lo tienen en abundancia a perderlo.

El secreto de la abundancia es creerse merecedor de ella y no tener creencias limitantes respecto al tipo de abundancia que queramos disfrutar. Y aquí entramos en las relevantes diferencias entre abundancia y prosperidad versus riqueza.

La diferencia entre riqueza y prosperidad
Aunque suelen considerarse sinónimos, no es lo mismo riqueza que prosperidad. La riqueza es la acumulación de algo material, mientas que la prosperidad es un estado de conciencia.  

La prosperidad abarca mucho más que la riqueza. Aunque se la considera como algo rudimentaria o limitada, la sabiduría popular de antaño era mucho más sabia de lo que pudiera parecer. Durante siglos, el deseo tradicional era el de desear prosperidad o un próspero año. El motivo reside en que la prosperidad abarca el amor, la salud y el dinero, las 3 áreas más importantes en la vida, si aparcamos la espiritualidad.

Conclusión
Las personas verdaderamente evolucionadas son aquellas que tienen desarrollada una alta consciencia de prosperidad, y, por tanto, disfrutan de la abundancia en todas sus facetas, como el amor, la salud o el dinero.

No comparto la creencia de las personas que van de espirituales de que son pobres porque son espirituales.  Y no lo comparto porque ni es mi sentir, ni es lo que he observado en personas verdaderamente desarrolladas. En primer lugar, porque somos seres espirituales, tanto si se acepta como si no. Y, como lo somos, no puedes definirte como tal. Por poner un ejemplo, no conozco a nadie que vaya diciendo a los cuatro vientos que es un ser humano. Cualquiera que lo oyera pensaría que esa persona estaba zumbada, puesto que todo el mundo vería que es un ser humano.

En segundo lugar, hay personas que se han trabajado la espiritualidad a conciencia, y si no tienen mucha riqueza material es porque les importa un rábano la riqueza, no porque su desarrollo entre en conflicto con la abundancia.

Por último, un pequeño apunte. Yo no me siento cómodo con la moda de la última década de la ley de la atracción. No porque no crea en ella, sino por el mensaje que se nos ofrece de la misma. Tú no puedes aprender a usar esta ley, -llamada desde hace siglos que lo afín llama a lo afín, o como es arriba es abajo-, ya que lo estás haciendo de manera inconsciente a cada momento de tu vida. Todo se rige por esta ley, y por eso hemos repetido varias veces que aquello que crees, lo creas.

Una cuestión diferente es si haces de esta ley un uso que te beneficie, o justamente lo contrario.

Y, en relación al dinero, ¿cuál es tu creencia? Comparte con nosotros tu experiencia propia o lo que hayas observado en otros. Nos encantará saber de ti y poder compartir tus ideas.

Para cualquier duda o cuestión que puedas tener, puedes contactar con nosotros bien por correo info@alquimiayvida.com o por móvil (+34-655-899669).

Para saber más de este y otros temas interesantes, regístrate en nuestra Newsletter https://www.alquimiayvida.com

Consulta nuestros modelos disponibles de Cuencos de Cuarzo Alquímicos y otros productos en este enlace: https://www.alquimiayvida.com/tienda-online/

Namaste,

Santiago Huerta

Telf.: +34-655-899669

www.alquimiayvida.com

info@alquimiayvida.com

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículo añadido al carrito.
0 items - 0,00